Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘huascarán’


Read Full Post »

Ya hemos descansado en Huaraz de la primera parte de nuestra aventura peruana que nos llevo a Quebrada Ishinca. Y ahora toca abordar el desafío final: Huascarán!

No, no es un desafío “al filo de lo imposible”. Pero verdaderamente es el sueño de todos los montañeros que visitan Huaraz: Llegar a aquella cumbre inmensa y plana del Huascarán Sur y durante unos instantes sentirte feliz por estar allí y no en ningún otro lugar del mundo. Es sin duda una montaña que te hechiza y te atrapa.

Con este fin partiremos de Musho, un típico pueblito peruano de casas de adobe. Ya sabéis que el adobe es una pieza para construcción hecha de una masa de barro (arcilla y arena) mezclada con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al sol, muy usada en Perú. A mi me resulta sorprendente ver casas aun en el centro del mismísimo Huaraz construidas de adobe, y ello junto a modernos edificios de cemento y ladrillo.

La primera foto de la secuencia muestra el centro neurálgico desde donde parten todas las expediciones en Musho. Allí los arrieros se afanan en preparar la comida y equipo que tendrá que ser llevado hasta el campo base. Desde Musho tenemos una bonita vista del Huascarán Sur (derecha) y Norte (izquierda) que se señorea sobre los techos de las casas de adobe (ver foto dos).

Cargados ya los burros con el equipo y la comida, emprenderemos un bonito camino de subida entre ríos y bosquecillos, y que por una empinada cuesta se aproxima a las primeras estribaciones del Huascarán (ver foto tres de la secuencia).

A nuestro paso iremos dejando a la derecha suaves paredes de roca surcadas por decenas de pequeños cauces de agua que delatan la presencia del glaciar del Huascarán (ver foto cuatro).

Y luego cuando menos te lo esperes aparece de pronto el campo base, que es además punto de reunión y descanso de muchos habitantes de Musho que suben o bajan por aquellas colinas (ver foto cinco).

Ya solo quedara montar las tiendas, descargar los animales y preparar una sabrosa comida que nos reconforte del camino (ver fotos seis y siete de la secuencia). A la derecha del campo base tenéis un pequeño riachuelo donde los más fanáticos de la higiene podrán lavarse un poquito del polvo y sudor del camino, ya que durante la ascensión hemos pasado por pequeños bosquecitos húmedos y calurosos.

Mañana continuaremos la aventura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Read Full Post »

Al día siguiente de llegar a campo base iniciaremos la subida al campo 1.  Este campamento ya se encuentra situado en el glaciar del Huascarán y es obviamente un campo de altura.  Sin embargo no se experimentaran en él los rigores del campo 2,  que aproximadamente a 6000 metros de altura sí que es un campo donde tendremos que minimizar el tiempo de estancia por que nos desgastara mucho.

Nada más salir del campo base nos encontraremos un primer  paso de roca (grado III) pero los porteadores encontraran una cuerda (habitualmente allí colocada) que nos ayudara a pasarlo sin mayores problemas (ver foto 1 de la secuencia). Nosotros, aunque menos, también llevaremos algo de peso.

El camino continua sobre las laderas rocosas del Huascarán surcadas por cientos de pequeños regatos (ver foto 2). Hasta que por fin aparecen en el horizonte azulado las dos jorobas del Huascarán como surgidas de la nada (ver foto 3 de la secuencia).

Durante los meses de Junio-Julio-Agosto normalmente el sol nos acompañara durante toda la ascensión hasta campo 1, con lo cual es fácil que pasemos algo de calor antes de llegar al glaciar, sobre todo cargados como vamos.

Durante el trayecto descansaremos durante un rato en el refugio Don Bosco que se encuentra en el camino. Allí tendremos que cambiarnos de ropa y de botas ya que estamos cerca del glaciar y entonces no podremos hacerlo con comodidad. Normalmente este refugio está abierto y es una buena oportunidad de tomar algo cómodamente sentados en una mesa (aunque no esperéis  algo más que  un te) pero nosotros lo encontramos cerrado en 2010 ya que la montaña estaba cerrada por los aludes y los escaladores preferían escalar una montaña mas técnica como el Alpamayo, pero más segura (al menos en teoría ya que al tener que escalar por canaletas, si alguien cae por arriba es fácil que arrastre o golpee a aquellos que se encuentran más abajo).

Convenientemente pertrechados, portando ya las botas de nieve y Goretex de rigor, volvemos al camino para entrar ya si en el glaciar del Huascarán. Aquí podremos encontrar unos escalones de hielo que tendremos que superar (pero no se hace necesario el uso de piolets y con los bastones o las manos bastara).

La foto 4 de la secuencia muestra al grupo avanzando por el glaciar y ya próximos a la localización del campo 1.  Realmente no se hace necesario ni ponernos crampones, ni portar piolets y la adherencia de las vibram es más que  suficiente dado que esta parte del glaciar es prácticamente plana.

Finalmente alcanzamos la posición del que será campo 1 en nuestra ascensión. Rosa marca su localización en la foto 5 de la secuencia. Al fondo podemos ver el Huascarán sur y más abajo el camino de subida al campo 2 a través de la famosa garganta. Podéis ver el estado en el que se encontraba en 2010, muy rota con seracs y bastante inclinación. Ese será el paso clave de la ascensión (por su peligro objetivo, aunque Octavio nos dará la confianza suficiente para pasarlo si tal cosa es posible).

La ultima foto de la secuencia (foto 6) muestra a Rosa en el campo 1 pero teniendo al fondo el Huascarán norte y todo su muy roto glaciar (allí fue a parar una tienda durante nuestra estancia en campo 2 cuando fue arrastrada por la ventisca).

Ahora nuestros porteadores, quías y cocineros nos montaran la tienda donde nos meteremos rápidamente para no enfriarnos. Después nos prepararán la comida. Es importante mantener la ingesta de alimentos a esta altitud aunque perdamos apetito por la altura (algo bastante común).

Mañana nos tocara atravesar la Garganta para acceder a campo 2 y por eso es importante descansar bien esta noche para ir mañana todo lo rápido que haga falta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

Hoy  hemos levantado muy temprano el campamento (en campo 1,  ver primera foto de la secuencia) ya que tenemos que llegar a campo 2 (situado aproximadamente a  6000 metros de altura) antes de que el sol o las nubes eleven la temperatura y rompan los seracs que jalonan nuestro camino.

Así que tomamos un desayuno rápido, preparamos el equipo, calzamos crampones y con un piolet y un bastón de trekking iniciamos la ascensión (ver segunda foto).

Aquí sin duda hay que hacer una parada y agradecer a los esforzados guías y porteadores todo lo que hacen por nosotros.  Que pongamos en riesgo nuestra vida es una decisión personal, pero que ellos nos acompañen, nos guíen y nos protejan,  es de un valor incalculable.  Que quede claro que nuestra vida está en sus manos,  por eso solo podremos confiársela a los mejores, si en algo la apreciamos.

Así que quiero rendir un sentido homenaje a guías como Octavio, muy preparado técnicamente y a los cocineros y porteadores que nos hacen la ascensión más fácil y llevadera. Si algo he aprendido en la montaña se lo debo a guías como Abraham Chuqimarca en Ecuador,  a Octavio en Perú o a Norberto Solís en Bolivia, grandísimos montañeros y expertos conocedores del estado de la nieve, de las técnicas de escalada, pacientes y siempre dispuestos a darte animo y aliento.

La tercera foto muestra el camino que tenemos que seguir para atravesar la garganta. Es importante apreciar la presencia de grandes seracs que pueden barrer algunas zonas que atravesaremos con su desplome,  por eso es tan importante el conocimiento experto del guía. Del guía UIAGM, con certificación internacional y conocimiento local de la montaña,  y si es posible que ese año haya subido ya en alguna ocasión. No os fieis de ningún otro ya que vuestra vida está en juego.

Por lo demás la ascensión no es especialmente técnica, y solo encontraremos algunos pasos puntuales de más de 50 grados, o 60 a lo sumo.  Además aprovecharemos para descansar en los lugares más seguros y reponer algo de energía con nuestros alimentos mas energéticos (ver foto cuarta). Eso sí, las condiciones de la garganta pueden ser cambiantes y quizás Octavio tenga que  reabrir la vía sobre la marcha.

En mi modesta opinión (y teniendo en cuenta  la velocidad a la que atravesamos aquella parte de la subida)  la sección de más riesgo es la mostrada en la foto quinta (extraída del Summitpost y relativa al estado en  el 2011).  Esta parte es característica por los grandes bloques de hielo redondeados que tendremos que superar, procedentes todos ellos de las más o menos continuas avalanchas que azotan esta parte del trayecto.  Por eso es importante llegar pletórico de fuerzas y avanzar muy rápido siguiendo los pasos e indicaciones de Octavio.  Si lo hacemos así no tiene porque haber mayor problema.

Finalmente llegaremos al Campo 2 (ver foto sexta), tras poco mas de 3 o 4 horas de ascensión.  Allí hay poco espacio para tiendas y mucha grieta,  por lo que nuestros guías y porteadores tendrán que cavar en la nieve para poder situar las tiendas (y así darles una protección extra en esta zona que puede ser batida por rachas de viento de gran fiereza e intensidad). Últimamente, cuando me preguntan a qué altura máxima  hemos  llegado en las escaladas que hemos hecho en distintas partes del mundo,  yo suelo acordarme de las condiciones en el campo 2 del Huascarán,  y les contesto que “no me preguntes a qué altura hemos llegado,  sino a qué altura máxima hemos hecho nuestras necesidades, comido y dormido”.  De nuevo es allí donde Octavio y su equipo se ganan el sueldo y una generosa propina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

La foto que os  adjunto es de (una parte) del Campo 2 de Huascarán  que en el año que estuvimos nosotros (2010),  estaba mas abajo del collado entre el Huascarán Norte y el Sur.  Ese campo alto tiene dos parte y en una de ellas cabían dos tiendas (las dos que se ven en la foto),  y luego separado por una gran grieta estaba la localización de las otras tiendas (3 o 4 muy apretadas como mucho). Pues bien en la foto veréis dos tiendas, verdad?  eran del otro grupo que habían allí intentado hacer cumbre (curiosamente también españoles, una chica maratoniana que venia de hacer el trekking de Huayhuash—que además es la directora económica del Clinic– y un teleco madrileño). Pues bien cuando hicimos cumbre (llegamos los dos grupos a la vez, como luego se ve en las fotos) ellos se dieron cuenta que la tienda naranja había DESAPARECIDO,  y la amarilla (toda una VE-25 de the North Face) estaba completamente rajada).  Así que después de hacer cumbre bajaron a todo trapo al campo 2,  para efectivamente confirmar que la tienda naranja (con todas su pertenencias dentro) había sido arrancada y volada para desaparecer en el glaciar por la ventisca tan fuerte que hacia). La otro tienda (amarilla) la repararon de emergencia con un cinta que llevaba (previsor) en mi mochila.  Así que tuvimos que compartir con ellos nuestra comida y resto de cosas para pasar la noche.   La mujer de Sergio al enterarse envió burros al campo base para que cuando bajáramos tuviéramos comida de repuesto. 

campo 2 huascaran

campo 2 huascarán- foto José A. Gª Soria

Read Full Post »

En primer lugar deciros que si habéis llegado al campo 2 eso es ya todo un éxito. Muchos no pasan de allí, por eso llegar hasta aquí es en sí ya un gran logro, sobre todo si pensamos que nosotros vivimos habitualmente a 500 o 600 metros y ahora nos encontramos alrededor de los 6000 metros de altitud.

Las vistas desde campo 2 son únicas,  y el sueño de un montañero.  Por lo demás es difícil comer, es complejo hacer tus necesidades, y hasta dormir es un problema. Y si alguno usáis lentes de contacto un consejo: Dormir con ellas dentro del saco o se congelaran.

El día de ataque a cumbre nos levantaremos las 12 y media de la noche, y dará igual el frio o el viento que haga,  hemos venido aquí a escalar el Huascarán y nadie nos va a privar de nuestro intento de hacer cumbre. Y como la escalada es en un porcentaje alto cuestión de mente, y en otro de entrenamiento,  pues si sois fuertes en ambos aspectos es fácil que hagáis cumbre.

Habrá pasos difíciles (diría que Huascarán es AD en cualquier caso más fácil técnicamente que el Toclla) y unos años será más compleja que otros.  Pero disfrutar de la experiencia ya que creedme será para vosotros algo que recordareis toda la vida.

Finalmente, tendremos que tener  cuidado en la bajada, sobre todo el día del paso de la Garganta. Por lo demás solo nos quedará volver a Musho y después a Huaraz para celebrar por todo lo alto todo lo que hemos conseguido.

La secuencia de fotos muestra algunos aspectos de la escalada y la cumbre final, enorme y planita. Como veis hacia mucho, mucho viento,  pero eso era así porque nosotros la escalamos a finales de Agosto.  En Junio o Julio hará posiblemente menos viento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: